sábado, 28 de agosto de 2021

Día 423 al 436: la vida de los otros

Leo a Emily Dickinson: la primer mujer que vivió en el autoencierro.
Todos sus contactos eran epistolares.
Toda su vida transcurrió en los jardines de su casa.

Vivir una peste sin peste.

Vivir la vida por los otros.
Vivir por las flores, por los pájaros, por la poesía.

No puedo leerla sin llorar.
No puedo no pensar en las carencias de esos otros.
Esos otros que pudieron ser uno.
Que son uno.
Je est un autre.

Cómo se hace para poder vivir una vida plena y olvidarse
de los que no pudieron vivirla?

Cómo se hace para tener un sólo alma,
darle de comer y que se calle la boca?








sábado, 14 de agosto de 2021

Día 409 al 422: Una vida Kieslowski

 Debe ser el único director que, sin importar su película, me haga llorar siempre.

Acabo de ver unas proyecciones especiales por los aniversarios de su vida y de su muerte.
Termino de ver un documental " I'm so so". Me dan ganas de abrazarlo. 
Me dan tantas ganas de abrazarlo.

Si existiera un cielo para mí, al final de todo ésto, me gustaría que me recibiera
 Kieslowski y Cortázar. No podría ser un paraíso si no me recibieran ellos.

Yo también, querido mío, detesto que me respondan "Todo perfecto"
cuando pregunto cómo estás. Yo también descreo de la gente extremadamente feliz.

Yo también, querido mío, me siento siempre "so so".
Soy un poco Veronica y Veronique. Soy un poco a tu modo.




sábado, 31 de julio de 2021

viernes, 16 de julio de 2021

Día 384 al 393: hoy no estoy para nadie.

Los que quiero
        están muertos,
        en España,
        en el pasado allá lejos
        o no piensan en mí.

A veces me siento
tan sola en un andén
harta de ese tren que pierdo
         siempre

por llegar tarde
por llegar temprano.









martes, 6 de julio de 2021

Día 370 al 383: la burbuja

 Algún día alguien tendría que explicar por qué hay ciertos placeres que nos 
encierran como en una burbuja infranqueable.

Cuando miro las películas de Morse, Lewis, Midsomer Murders, o leo los libros
de Agatha Christie, siento que estoy protegida, excesivamente feliz, a resguardo.
Como fuera y, a la vez, dentro mismo del tiempo.

Hay ciertos aromas, como los de las páginas de libros viejos, 
como los pétalos de rosas secas, como algunos sahumerios, que me transportan
hacia donde fui feliz.

Es un micromundo, algo tan mío, algo tan íntimo que me hace brillar con una luz
que, paradójicamente, pareciera no ser de este mundo.

Creo que si el Aleph existiera, seguro está aquí, conmigo, dentro de la burbuja.